Madrid Apesta

Sí, estoy de vuelta.

Hacía tiempo que había abandonado esto de escribir(me), pero le prometí a una periodista tenaz y contrastada que volvería a garabatear y que lo haría con un título serío y objetivo. Pues bien, no alarguemos más la espera y empecemos el banquete.

En aras de no aburrir al personal y a las escasas neuronas que escriben y leen esto para calmar su ánimo de autodestruirse, os contaré que NO, en Madrid no han crecido las playas ni se ha convertido en ese plato exquisito que te anima a no dejar nada en el plato. Sigue siendo ese menú de comida rápida poco cuidado y poco querido por quienes lo comen. Aun así, tiene ingedientes interesantes y estuvo bien volver a probar pulpo gallego, o dicho de una manera más culinariamente apropiada, una hamburguesa de bueycon dos orensanas de primera.

En fin, creo que ha quedado claro, es tarde y el ordenador en las piernas empieza a calentarme demasiado las pelot…así que os dejo, pero os prometo que pronto volveré a escribir y a garabatear con ganas.

pd: a esas dos que pierden su tiempo leyendo esto les digo, venganse a estas tierras y pidamos un buen plato, porque les aseguro que no dejarán nada en el plato 😉

 

Anuncios