El infierno son los demás

Pensaba empezar el nuevo año hablando del 2013, explicando por qué ha sido el mejor año de mi vida, pero no. Porque por más que insistamos en dividir la vida en años, los años en meses, los meses en días y así hasta encerrar la vida en segundos, no es menos cierto que cada segundo que pasa es igual que el anterior. Gracias a mis nuevos maestros, los libros, puedo ir, como novato que soy, aprendiendo a entender que de nada o poco sirve dar nombre a todo lo que vivimos si no tenemos conciencia de ello. Hoy hablaré de mi reciente y paranoica busqueda de la espiritualidad en el hombre occidental. O sea en mi. Pero lo haré sin aburrir y lo haré dando mi opinión de bar sobre la ACTUALIDAD. jaja, me mofo.

Leemos los periodicos, vemos la tele, nos tomamos cañas en bares y casi todos coincidimos en que España está hecha unos zorros, por no decir algo un poco más defecoso. Sí, hecha una mierda. ¿Por qué? ¿Qué debemos hacer? ¿Debemos hacer una política exterior mucho más intensa? ¿Debemos subir los impuestos? ¿Debemos llevar a cabo una política de austericidio para salvar los muebles? ¿Debemos los jóvenes irnos del país?… y así un sin fin de preguntas que se las hace desde la vecina del quinto hasta el mismo presidente del gobierno o la más importante de las cancilleres de las alemanias. Y es que de preguntas va la cosa, porque también se da esa situación en la que amigos o familiares entonan un “oye Borja, tu que has estudiado empresariales podrás explicarnos cómo podemos salir de esta o qué es lo que va a pasar”. ¿Acaso los expertos economistas lo saben? No tienen ni puta idea. Y perdonad las palabras (me he soltado con la mierda) pero me hace gracia leer en los periodicos titulares que gritan “Adolf junisken/pepito experto economista de ese pueblo rico de por ahí que predijo la crisis, dice que en el 2020 la tasa de blablabla…” y todos esos doctores economistas que con su brújula pronostican lo que ocurrirá con los datos macroeconómicos de este año, del que viene y del siguiente también. Luego se equivocan en unas decimillas, que vienen a ser miles de millones de euros y no pasa nada. Donde dije “digo” digo “Diego” y a la gente que le hablen del balón de oro de ese p… portugues (que es muy guapo y vende un porrón de camisetas por cierto). Y yo digo touche por esa gente que no entiende nada. Touche por mi, por nosotros, esa sociedad que tanto sufre, que tan mal lo pasa y que dice “los políticos no nos representan”. Sí, si que te representan pedazo de ignorante, tenemos exactamente los representantes que nos merecemos. O acaso…¿has salido a la calle a echarlos? ¿has dejado de ver a ese millonario portugues pateabalones para buscar a tus representantes? o espera, ¿has renunciado a algo para cambiar las cosas?. Nos creemos que sabemos, nos creemos que somos parte de algo, pero luego si la mierda nos salpica nos soprendemos y decimos ¿a mi?. Sí, a ti pedazo de ignorante. Porque si hay una frase que Jesús dijo y que muchos deberían recordar, es aquella que decía “perdonalos, porque no saben lo que hacen”. Que suerte tuvo este Jesús, que si ahora bajara…él mismo se colgaría con sus manos a una cruz mientras otros le besan los pies. Yo también me aplico el cuento y sé que soy un maldito ignorante y que hasta que no estemos dispuestos a perder nunca ganaremos. Y solo así podremos dejar de quejarnos.

¿Que tiene que ver esto con tu paranoica busqueda espiritual, Borja?. Pues que la solución, después de todos mis maravillosos años en la Universidad, la he encontrado por ahí tirada en la calle mendigando. Se llama conciencia y me lo contó. Me dijo algo así como “hasta que no elminéis vuestros egos y os paréis a hablar conmigo, nada cambiará”. Seamos conscientes amigos y amigas, porque es la única manera de vivir como habría que hacerlo. Ella también me dió un papel en el que ponía lo siguiente:

“El ego es esquizofrénico. Vives con una imagen mental de ti mismo, un yo conceptual con el que mantienes una relación. La vida misma se conceptualiza y queda separada de quien tú eres cuando hablas de <<mi vida>>. Si existe algo que es <<mi vida>>, eso significa que yo y la vida son dos cosas separadas, por tanto también puedo perder la vida, mi posesión imaginaria más preciada. Las palabras y conceptos dividen la vida en segmentos separados que no tienen realidad por sí mismos. No existe eso de <<mi vida>>, y por supuesto que tu no tienes una vida. Tu eres vida. NO PUEDE SER DE OTRO MODO.”

Así que no, no se necesitan más políticos que acudan al rescate, no se necesitan más leyes ni menos políticas de derechas y más de izquierdas, como tampoco necesitamos a esos hijos de puta llamados fondos de inversión que generen flujos en los mercados (canallas…que curiosa que es esta vida para algunos). Lo que necesitamos es mucho más simple. Deja de llorar y despierta.

Seamos.

 

20140105-031954.jpg
The world runs out of air. Or not?
😉

Anuncios